Hace unas semanas llegué emocionalmente destruida a mi oficina; con ojos hinchados, ánimos por los pisos y mirada en el vacío. “¿Qué pasó?” me preguntó mi amiga, respondí